Home

Todos Compartimos las sonrisas de vuestros hijos, sus rabietas y sus logros, pero no como una manera de convencernos a nosotros mismos y a los demás de que son diferentes, sino como lo haría cualquier madre o padre frente al orgullo que un hijo trae a sus vidas.

Cuando hablamos acerca de lo “diferentes” que son nuestros hijos no estamos etiquetándolos, lo que queremos es concienciar acerca de sus similitudes con los otros niños y de cómo debemos dar respuesta a sus necesidades para que así puedan adaptarse de la mejor manera posible y conseguir juntos sus metas.

Sabemos que la experiencia de educar a un hijo “diferente” es una tarea que puede resultar estresante a la vez que llena de retos pero, como bien conocemos, este camino no es fácil, ni difícil, sólo es cuestión de perspectiva. Las experiencias de otras familias que viven o pueden estar viviendo las mismas inquietudes nos ayudarán a convertirnos en maestros y expertos a la hora de educarlos y hacerlos crecer.

Con la ilusión de poder compartir un modo diferente de vivir y de amar nos apasiona la idea de acercarles a un mundo de habilidades y posibilidades.

“Nuestras mentes son tan diferentes como nuestros rostros: todos viajamos hacia el mismo destino LA FELICIDAD; pero son muy pocos los que toman el mismo camino” (Charles Caleb Colton)”